Otros artículos sobre Busco mi destino

“Adaptando a Shakespeare para esencializar la conversión hippie-yuppie” fue publicado en deSignis

La revista deSignis acaba de publicar, en su número 27, el artículo titulado “Adaptando a Shakespeare para esencializar la conversión hippie-yuppie”, de Alejandro Ventura.

En “Adaptando a Shakespeare para esencializar la conversión hippie-yuppie”, Ventura, docente de la Escuela de Cine Dodecá, realiza un análisis comparativo entre las películas “Mi mundo privado” de Gus Van Sant y “Busco mi destino” de Dennis Hopper. 

El siguiente fragmento corresponde al artículo publicado en el número 27 de la revista digital deSignis, llevada adelante por la Federación Latinoamericana de Semiótica:

“Las señas de identidad establecidas durante la década de los cincuenta bajo el rótulo del «Sueño Americano» (American Dream) -la familia, el hogar, la escuela- fueron desapareciendo en los setenta con la llegada del fenómeno del Insomnio Americano (American Insomnia). La ruptura del núcleo familiar, las relaciones sexuales transitorias, la falta de unos principios socialmente aceptados y el surgimiento de una cultura popular diferente provocaron un nuevo modelo de vida; con él surgía la representación artística de un país que había vivido décadas en un estado anímico de ansiedad, depresión y falta de identidad”.

El artículo completo puede leerse en el siguiente enlace: 

Enlace a archivo pdf para descargar

Nuevo curso: “De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales”

El curso sobre juventud y cine, “De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales”, a cargo de Alejandro Ventura, se realizará en el Centro Cultural Dodecá a partir del miércoles 7 de marzo y tendrá una duración de 20 horas. Cabe destacar que la ponencia también será presentada en el Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud que se desarrollará en La Habana, Cuba, del 26 al 30 de marzo de 2018.

La juventud no sólo es una categoría sociológica sino también histórica, esto es: no siempre existió una juventud tal como hoy la identificamos. En algunas épocas y en algunas formaciones sociales, fue difícil distinguir la juventud como un sujeto real.

Seguir leyendo