Inicio del curso «De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales»

Posted on May 02, 2019

El curso de lenguaje cinematográfico «De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales», a cargo de Alejandro Ventura, auspiciado por la Facultad de Ciencias Sociales y la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, empieza este lunes.

«De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales» será dictado por Alejandro Ventura (Doctor en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona) a partir del lunes 6 de mayo y tendrá una carga de 32 horas.

Recientemente auspiciado por la Facultad de Ciencias Sociales y la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, este curso de juventud y cine fue destacado el año pasado por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de La Habana.

El siguiente es un resumen de los principales temas que componen la master class:

La juventud no sólo es una categoría sociológica sino también histórica, esto es: no siempre existió una juventud tal como hoy la identificamos. En algunas épocas y en algunas formaciones sociales, fue difícil distinguir la juventud como un sujeto real.

De la infancia, sin mediar períodos de transición, se pasaba directamente a la vida adulta. A mediados del siglo veinte, cuando la sociedad y la cultura se consolidaron como fenómenos de masas, la juventud quedó establecida como un grupo social particular, como una categoría cultural específica, como una etapa evolutiva especial en el desarrollo de la personalidad del individuo. Y es a partir de este período que podremos estudiar a la juventud y sus diferentes modos de configurarse como sujeto social a partir de su representación artística a través del cine.

En los últimos sesenta años, los cambios en las actitudes y conductas típicas de los jóvenes han sido muy marcados.

Esta historia de la juventud a través del cine implicará el repaso de películas claves, tales como Rebelde sin causa (1955) correspondiente a los años de irrupción juvenil en la década del cincuenta; El graduado (1967) y Busco mi destino (1969), películas que serán determinantes para dar cuenta de la rebeldía contracultural, el “amor y paz” de los años sesenta; La naranja mecánica (1971) y Sid y Nancy (1986) para los años setenta como ejemplos paradigmáticos de propuestas distópicas que sepultan la rebeldía sesentista pregonando el “no future”; Extraños en el paraíso(1984) y Mi mundo privado (1991) para la representación del desencanto y la apatía juvenil de los ochenta; Trainspotting (1996) para el cinismo de los noventa y finalmente Matrix (1999) y Elephant (2003) para referirnos a la opacidad y la incertidumbre virtual del nuevo milenio.