Dodecá

Ingresar

Mujeres jóvenes – Jóvenes mujeres

Noveno Encuentro de Cine y Sociedad

Del 1 de marzo al 4 de mayo

Cuando decimos “mujer joven“, nos referimos a una persona de sexo femenino de poca edad. En ese caso, el término “mujer” es un sustantivo y el término “joven” un adjetivo. Ahora bien, si escribimos “jóvenes mujeres“, de algún modo, estamos resaltando el carácter sustantivo del término “joven” y la pertenencia de la persona a esa etapa vital que es la juventud.

La disquisición podrí­a ser baladí­, sin embargo, en términos sociales y culturales, le subyace una preocupación relevante: para una mujer joven, ¿qué dimensión tiene más peso: la juventud o la feminidad? ¿A cuál de las dos especificidades socio-culturales (ser mujer, ser joven) le otorga mayor importancia? Y en cuanto a las relaciones que establecen con sus pares varones, ¿qué le importa más a la mujer joven: compartir la misma edad, la pertenencia generacional, o enfrentar una diferencia especí­fica vinculada a su sexo y su género? No hay una respuesta uní­voca a esta cuestión.

Tras décadas de prédica y acciones en favor de la igualdad de las mujeres y contra las discriminaciones, subordinaciones y dominaciones sustentadas en un sistema social y cultural de sexo-género, es importante reflexionar sobre la forma en que las nuevas generaciones de mujeres asumen (o rechazan) su condición de género. ¿Cómo se posicionan la mujeres jóvenes, hoy dí­a, respecto de los discursos y prácticas que han promovido, por distintas ví­as, con distintas estrategias, con mayor o menor radicalidad, con menor o mayor éxito, la igualdad entre hombres y mujeres y la abolición de toda forma de dominación centrada en el sexo? ¿Y cómo se posicionan en relación con el sistema de género constituido a partir de diferencias sexuales, pero también de raza, de clase social, e incluso de tendencias geopolí­ticas vinculadas al tráfico humano, la inmigración, las tradiciones étnicas y culturales, etc. Saber cómo se entrecruzan en la actualidad las dimensiones generacionales y de género, y si existe o no una condición especí­fica de las jóvenes mujeres, es importante a la hora de considerar las problemáticas propias de las mujeres, de la juventud y de la sociedad en su conjunto.

En la actualidad, en una primera aproximación, parecerí­a que asistimos a la emergencia de una nueva cultura juvenil de carácter “unisex”, en la cual las diferencias de género habrí­an perimido y todo es igualmente válido. Ciertos mensajes publicitarios y algunas conductas juveniles (por ejemplo, las noches y madrugadas del “desbunde de La Barra”) irí­an en esa dirección. No obstante, la reciente desaparición de una joven de 19 años en Piriápolis, que se viene a sumar a otros diez casos de desaparición de mujeres de entre 12 y 23 años en el año 2006 (cinco de las cuales no fueron halladas) y a una plétora de casos de violencia contra mujeres jóvenes, nos obliga a pensar que perduran viejos tópicos referidos a la vulnerabilidad, discriminación, subordinación y violencia contra la mujer (muchos de los cuales repasaremos en este ciclo de cine). Estos problemas, incluso, se habrí­an exacerbado en los últimos tiempos, afectando de manera especial a las mujeres más jóvenes.