Adaptando a Shakespeare para esencializar la conversión Hippie-Yuppie

A continuación, un resumen de la ponencia realizada por Alejandro Ventura en el II Congreso Internacional Art-Kine “Cines y Literaturas – Literaturas y cineas: Las transdisciplina en los discursos audiovisuales contemporáneos”, llevado a cabo en Buenos Aires en 2016.

En 1991, Mi mundo privado (My Own Private Idaho) de Gus Van Sant, representó tal vez la que fuera una de las expresiones cinematográficas más acabadas de un determinado tipo juvenil -apático y desencantado- que venía prefigurándose a lo largo de la década anterior. Esta película establece un preciso y sofisticado diálogo interfílmico en cada una de sus escenas con Busco mi destino (Easy Rider), otro filme emblemático, pero éste, de la década de los sesenta. En este particular “ajuste de cuentas” que Gus Van Sant procesa del fracaso de la rebeldía sesentista desde una óptica
posmoderna, hay un momento culminante cuándo Scott -a través de un monólogo inspirado en Enrique IV de Shakespeare- expresa su mutación en yuppie ante el desconcierto de Bob “el pordiosero”. La adaptación de los personajes shakesperianos (Scott como el Príncipe Hal y Bob como Falstaff) y su traslación a un contexto histórico contemporáneo (Scott se refiere a Bob como “maestro psicodélico” en una referencia explícita a los años sesenta) estaría expresando la clara intención del director de universalizar y esencializar ese fracaso: la rebeldía sesentista fracasa en su intento de transformación radical del mundo porque la conversión hippie-yuppie estaría ya preestablecida e inscripta de antemano en la naturaleza de un joven que, inexorablemente, más tarde o más temprano, devendrá en adulto. Esta ponencia se propone analizar en detalle este diálogo interfílmico sobre bases shakesperianas, reflexionando, a su vez, sobre la validez o no de este proceso de (des)historización que el director propone.