Sección Cursos

“De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales” fue destacada en Cuba

La master class titulada “De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales”, dictada el pasado mes de marzo en Cuba por Alejandro Ventura, docente de la Escuela de Cine Dodecá, fue destacada por Jorge Yglesias, Jefe de la Cátedra de Humanidades de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (www.eictv.org).

“Tanto la elección del tema como el elevado nivel de la exposición y la extensa sesión posterior de intercambios con el público asistente, constituyeron un aporte académico extraordinariamente valioso para nuestros estudiantes y docentes”, expresó Yglesias en un comunicado emitido días atrás por la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de La Habana, una de las instituciones de enseñanza audiovisual de mayor relieve histórico a nivel continental.

El curso sobre juventud y cine, “De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales” se realizó en el Centro Cultural Dodecá a inicios de marzo del presente año y fue presentado luego en el marco del Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud que se desarrolló en La Habana, Cuba, del 26 al 30 del mismo mes.

El siguiente es un resumen de los principales temas que componen la master class:

La juventud no sólo es una categoría sociológica sino también histórica, esto es: no siempre existió una juventud tal como hoy la identificamos. En algunas épocas y en algunas formaciones sociales, fue difícil distinguir la juventud como un sujeto real.

De la infancia, sin mediar períodos de transición, se pasaba directamente a la vida adulta. A mediados del siglo veinte, cuando la sociedad y la cultura se consolidaron como fenómenos de masas, la juventud quedó establecida como un grupo social particular, como una categoría cultural específica, como una etapa evolutiva especial en el desarrollo de la personalidad del individuo. Y es a partir de este período que podremos estudiar a la juventud y sus diferentes modos de configurarse como sujeto social a partir de su representación artística a través del cine.

En los últimos sesenta años, los cambios en las actitudes y conductas típicas de los jóvenes han sido muy marcados.

Esta historia de la juventud a través del cine implicará el repaso de películas claves, tales como Rebelde sin causa (1955) correspondiente a los años de irrupción juvenil en la década del cincuenta; El graduado (1967) y Busco mi destino (1969), películas que serán determinantes para dar cuenta de la rebeldía contracultural, el “amor y paz” de los años sesenta; La naranja mecánica (1971) y Sid y Nancy (1986) para los años setenta como ejemplos paradigmáticos de propuestas distópicas que sepultan la rebeldía sesentista pregonando el “no future”; Extraños en el paraíso(1984) y Mi mundo privado (1991) para la representación del desencanto y la apatía juvenil de los ochenta; Trainspotting (1996) para el cinismo de los noventa y finalmente Matrix (1999) y Elephant (2003) para referirnos a la opacidad y la incertidumbre virtual del nuevo milenio.

Alejandro Ventura obtuvo un Doctorado en Comunicación por la Universitat Pompeu Fabra

Nos complace informar que el Prof. Alejandro Ventura, docente titular de Lenguaje Cinematográfico II y III de la Escuela de Cine Dodecá, ha culminado su Doctorado en Comunicación por la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona), obteniendo la calificación Sobresaliente cum laude, con la tesis titulada Juventud y cine. De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales.

Ventura realizó la lectura de su tesis doctoral en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona el 16 de abril del presente año.

De los jóvenes rebeldes a los jóvenes virtuales fue también parte de un curso de 20 horas de duración impartido en la Escuela de Cine Dodecá en marzo de este año. A fines de ese mismo mes, además, la ponencia fue presentada en el Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud, que se desarrolló en La Habana, Cuba. Seguir leyendo

Nuevo curso: “La utopía de la feminización en el cine”

El curso, que comenzará el 18 de agosto y se extenderá, con exhibiciones y análisis de películas los viernes y sábados, hasta el 27 de octubre, fue seleccionado en formato ponencia para el VIII Congreso Internacional de Ciencias, Artes y Humanidades “El Cuerpo Descifrado: Los cuerpos del placer y el deseo”, que se llevará a cabo del 17 al 20 de octubre en Ciudad de México.

“Los espacios, sean físicos o simbólicos, están atravesados por los cuerpos, los deseos, las actitudes, los discursos; es decir, producen unos imaginarios llenos de simbolismos, poder y significados diferenciados genéricamente. Diferencias que muchas veces posibilitan el control de los hombres sobre estos espacios, al masculinizarlos. Pero que otras veces son lugares donde las mujeres ejercen sus estrategias de resistencia y transgresión, a través de sus prácticas cotidianas” (Constant y Jiménez García, 2017). El cine, como manifestación artística de primer orden, no es ajeno a este proceso de masculinización y posterior resistencia por parte de las mujeres y, por ello mismo, proporciona la herramienta idónea para reconstruir históricamente la representación de esta dicotomía dominante-dominado y su eventual réplica en espacios y tiempos feminizados.

emmaadele

La vida de Adèle (Abdellatif Kechiche, 2013)

El curso consiste en evaluar críticamente los diferentes aspectos que involucra la construcción de estos espacios cinematográficos masculinizados de control junto a las posibilidades “reales” que tienen las mujeres —particularmente las jóvenes— de (re)construir en ellos una nueva sensibilidad al transformarlos en instancias creativas de transgresión. Para sustentar el análisis de cada ítem que problematiza la cuestión hemos seleccionado un par de películas representativas. Seguir leyendo

El grunge en Last Days

Alejandro Ventura
Doctorando en Comunicación (UPF)

El grunge, que surge a fines de los 80 en el noroeste de Estados Unidos (Seattle), es un movimiento que combinaba el nihilismo del mecanismo rebelde punk de los 70 con el desencanto del conformismo apático de los 80. El grunge es un buen ejemplo de pastiche posmoderno, de “hibridación” (1) de mecanismos que tienen sentidos proyectivos totalmente diferentes. El efecto de esta tensión proyectiva es la construcción de un mecanismo de adaptación inestable, contradictorio y con serias dificultades para poder estabilizarse y lograr un equilibrio emocional y actitudinal. Su estilo visual era un corolario de esta articulación inestable: una mezcla de la estética punk con la ropa típica de la helada región, como las camisas de franela o de “leñador”. Pero la verdadera expresión del movimiento se daba en sus
expresiones musicales, donde se combinaba, en una misma canción, melodías introspectivas calmas de base new wave, con pasajes violentos de impronta punk.

Kurt Cobain —líder de la banda Nirvana— fue uno de los protagonistas fundamentales del grunge. En él se condensan estas características contradictorias básicas del movimiento que lo conducen rápidamente a un mecanismo de adaptación autodestructivo, y finalmente a la muerte (fue encontrado muerto en su casa de un disparo en la cabeza). Los cambios continuos en su estado de ánimo; la alternancia de momentos de encierro en sí mismo con explosiones imprevistas; el aborrecer la fama pero, a su vez, no querer rehabilitarse por el uso de heroína por miedo a perder popularidad: todos ellos son indicadores elocuentes de esta ambivalencia y desequilibrio producto de un mecanismo profundamente inestable. Seguir leyendo

El glam: Velvet Goldmine

Alejandro Ventura
Doctorando en Comunicación (UPF)

No sólo a través de la violencia fue posible potenciar el carácter rebelde de un mecanismo de adaptación que había entrado en crisis a comienzos de los 70.

El año 1972 había traído consigo la eclosión del glitter rock, que liberó fuerzas sexuales tan poderosas como las desatadas por la explosión pop británica de 1964. A través del glitter rock, o glam, las estrellas de rock masculinas cruzaron la frontera de los sexos, copiando la indumentaria y el estilo de las figuras del cine y el teatro camp de los años treinta (…) Subidos a la cresta de una ola creativa puesta en marcha por el recién aparecido movimiento de liberación gay, los adeptos del glitter —fueran heterosexuales u homosexuales— se ataviaban con joyas, maquillaje, zapatos de plataforma de tacón alto y atuendos de lentejuelas (…) Ejemplificado en Inglaterra por David Bowie , con su álbum de 1971 Hunky Dory y el éxito “Changes”, y en los Estados Unidos por Alice Cooper, que acababa de sacar su álbum Killer, el glitter rock cambió el look y el sonido del rock, abriendo las puertas de par en par a toda una serie de grupos y movimientos nuevos (1).

La revolución sexual de los años 60 no sólo fue una revolución de carácter sustancialmente heterosexual sino que, en buena medida, tenía sus aspectos misóginos y homofóbicos. La androginia del glam —liderada ahora por el carisma de Bowie y su aspecto convincentemente bisexual— será el insumo proyectivo (+) determinante para que se procese esa radicalización de un mecanismo de adaptación rebelde que mostraba ya signos más que claros de agotamiento. Seguir leyendo