Dodecá

Ingresar

C. Vignolo: “El dolor, como el arte, me vuelve loca”

El glam: Velvet Goldmine

Alejandro Ventura
Doctorando en Comunicación (UPF)

No sólo a través de la violencia fue posible potenciar el carácter rebelde de un mecanismo de adaptación que había entrado en crisis a comienzos de los 70.

El año 1972 había traído consigo la eclosión del glitter rock, que liberó fuerzas sexuales tan poderosas como las desatadas por la explosión pop británica de 1964. A través del glitter rock, o glam, las estrellas de rock masculinas cruzaron la frontera de los sexos, copiando la indumentaria y el estilo de las figuras del cine y el teatro camp de los años treinta (…) Subidos a la cresta de una ola creativa puesta en marcha por el recién aparecido movimiento de liberación gay, los adeptos del glitter —fueran heterosexuales u homosexuales— se ataviaban con joyas, maquillaje, zapatos de plataforma de tacón alto y atuendos de lentejuelas (…) Ejemplificado en Inglaterra por David Bowie , con su álbum de 1971 Hunky Dory y el éxito “Changes”, y en los Estados Unidos por Alice Cooper, que acababa de sacar su álbum Killer, el glitter rock cambió el look y el sonido del rock, abriendo las puertas de par en par a toda una serie de grupos y movimientos nuevos (1).

La revolución sexual de los años 60 no sólo fue una revolución de carácter sustancialmente heterosexual sino que, en buena medida, tenía sus aspectos misóginos y homofóbicos. La androginia del glam —liderada ahora por el carisma de Bowie y su aspecto convincentemente bisexual— será el insumo proyectivo (+) determinante para que se procese esa radicalización de un mecanismo de adaptación rebelde que mostraba ya signos más que claros de agotamiento. Seguir leyendo

“Viejos Conocidos”, seleccionado en el Laboratorio Internacional de Guion 2017 de Colombia

El guion del largometraje Viejos Conocidos, escrito por Santiago Ventura y Gonzalo Palermo, integrantes del staff de la Escuela de Cine Dodecá, ha sido seleccionado para formar parte del 5º Laboratorio Internacional de Guion, que se llevará a cabo del 16 al 23 octubre en Santa Fe de Antioquia, Colombia.

La convocatoria recibió más de 120 guiones de los cuales fueron seleccionados 24, correspondientes a 15 países. México, Colombia y Argentina son los países que cuentan con más proyectos seleccionados. Viejos Conocidos es el único guión seleccionado que participará representando a Uruguay.

La lista completa de guiones seleccionados puede consultarse aquí.

Nuevo Cine Norteamericano (Final)

Alejandro Ventura
Doctorando en Comunicación (Universidad Pompeu Fabra)

El lado oscuro del American Way of Life se evidencia en tres películas del NCN que se destacan por su enfoque holístico y con una fuerte carga alegórica. Se trata de That Cold Day in the Park (Ese día tan frío en el parque, 1969) de Robert Altman, The Swimmer (El nadador, 1968) de Frank Perry y Zabriskie Point (1970) de Michelangelo Antonioni. Analicemos brevemente sus contenidos básicos.

A diferencia de la “infiel” Sra. Robinson de The Graduate, la protagonista del filme de Robert Altman es una mujer burguesa que es incapaz de poner en acto su deseo sexual ferozmente reprimido por una moral puritana introyectada como base de sustentación de su sistema internalizado. Esta imposibilidad de un desarrollo sexual y afectivo “normal” termina conduciendo a la protagonista, primero al homicidio, y luego, al final, a la fagocitación patológica de la propia fuente juvenil de su deseo (1). En la particular relación trunca que esta mujer establece con el joven hippie, se da una curiosa inversión de la dicotomía “nosotros-ellos”. En la primera escena de la película, el joven está sentado bajo la lluvia en un banco del parque bajo la escudriñadora y fuertemente sexuada mirada de la mujer desde su lujoso apartamento. Una persiana con celosías en una ventana (2) marca la frontera entre los dos mundos. A partir del momento que la mujer introduce en universo al joven, a lo que se asiste es a un creciente proceso de encierro, control y finalmente, absorción de un sujeto-objeto juvenil por parte de una mujer que jamás logra consumar el acto sexual. Es como si con ese proceso la mujer buscara desesperadamente beber de la fuente de una revolución sexual a la que ha llegado tardíamente.

Seguir leyendo

Álvaro Gelabert: “Mi obra es muy racional, nada es al azar”

Álvaro Gelabert conversó sobre su trabajo, las características principales de su obra, su proceso creativo y las particularidades de XYZ, que expondrá en Sala Dodecá hasta el 15 de julio y que se puede visitar los lunes, miércoles y viernes de 14:30 a 22:00 hs, los martes de 18:30 a 21:30 hs., y los sábados de 10:30 a 18:30 hs.

¿Cómo surge la idea de la exposición XYZ?

Hace un año fui invitado a exponer en Dodecá, dirigida por Santiago Ventura, a sugerencia de la Arq. Cristina Bausero. Cada sala, sus características, dimensiones, fuentes de iluminación, etc., son un desafío para adaptarse y presentar la obra. En este caso manejé la idea de fragilidad, transparencia, y poca luz.

¿Cómo es el proceso creativo?wine-goblet-by-otto-prutscher-1907

Mi obra es muy racional, nada es al azar, hay una unidad: obra, técnica, montaje, e iluminación. Aquí muestro ladrillos de vidrio de colores, grabados con rayo láser, de la serie “Vitreoglifos” de 2011, nunca exhibida en Montevideo, y diseños recortados en acrílico realizados por primera vez, que se parecen a las plantillas que solíamos usar los arquitectos. La geometría, el cuadrado y técnicas múltiples, siempre están presentes en mi obra.

¿Hay alguna influencia evidente en XYZ?

Esta muestra pretende un minúsculo homenaje a la Wiener Werkstätte, agrupación constituida en Viena por artistas visuales, arquitectos y diseñadores, desde 1903 a 1932. Complementé los ladrillos de vidrio, con piezas de cristalería transparente, de mis abuelos maternos de los años 20, por las que trepan diseños gráficos míos, recortados en acrílico traslúcido, en colores similares a los de los ladrillos. De la Wiener Werkstätte, pensé exlusivamente en la cristalería de Otto Prutscher y Josef Hoffmann.

Seguir leyendo

Exposiciones: Álvaro Gelabert, XYZ

Rigurosos diseños geométricos traslúcidos, grabados con rayo láser, casi imperceptibles sobre vidrios, o recortados a modo de plantillas, trepando vajilla y paredes. Lo bidimensional, expandiéndose al espacio desde una esquina de la sala, definida por tres ejes de coordenadas. Frágil equilibrio, curiosa sencillez, exacto desorden.
Seguir leyendo